28 jul. 2011

DUBLIN













Algo que nunca olvidaré. En principio me iba a ir a Edimburgo con una amiga y terminé lléndome a Dublín con dos. Pero no me arrepiento. He conocido a personas alucinantes y que han marcado mi camino. Hemos convivido todos juntos durante tres semanas. Personas que el primer día eran caras desconocidas y que el último día podía reconocer si tan solo me las describieran.

Ahora lo raro no son los carteles otra vez en español ni conducir por el carril de la derecha. Ahora lo que se me hace extraño es no ver estos personajes todos los días.

Con unos siempre se congenia más que con otros pero cada uno tiene algo especial. Ya echo de menos frases como "¡Esto es un tema!" o "Bueno, bueno, bueno, bueno". O quedar en el Spire. Ir todos en el tranvía tirados en el suelo porque no había sitio, entrar en el Kylemore solo para ir al baño, confundir Henry Street con O´Connell Street, ir cargadas de bolsas, Penney's. Esos cafelitos, tirarnos en el césped, comer sushi, cantar en el autobús..

Gracias a todos por esa experiencia inolvidable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario