7 feb. 2011


Hay veces que te dan ganas de gritar, de gritar a los cuatro vientos. Muchas veces le diría a algunas personas de qué van, qué narices se piensan, personas cuya cualidad principal es la superioridad. Creen que ellos son el centro del mundo y los demás simples marionetas a las que manejar. Pero en realidad, no se dan cuenta de que los que están siendo usados como marionetas son ellos.


Yogurines no gracias, hay que dejarlos crecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario