27 feb. 2011


El olvido. Algo fácil a simple vista pero no tanto en un simple intento. Puede parecer que no recuerdas a aquellos que ya no están, porque sea verdad o porque no quieras que los demás te vean sufrir. Pero sinceramente, no creo que no haya nada que no nos recuerde que una navidad non volverá a ser lo mismo, o que en un paseo no volverás a tener la misma compañía. Que una mañana te levantas y crees que todo sigue igual, que eso que te viene a la cabeza ha sido solo una pesadilla. Pero sales de tu habitación y notas algo, un ambiente cambiado, un aire distinto que respirar. Y de repente piensas, "no me lo puedo creer", es como si solo los demás tuvieran sentimiento de pena. Hasta que van pasando los días, y te vas dando cuenta de que no echas de menos a esa persona justo después de irse, sino que la echas de menos en los momentos insignificantes o importantes, da igual como los quieras llamar, que sabes que ya nunca serán igual.

Lo bonito que tiene la vida, es que se acaba. Tenemos un tiempo exacto para hacer y deshacer, para dar y recibir, y lo mas importante: para ser felices. De nada sirve dedicarse a la queja y de nada sirve resignarse. Solo lograran ser felices aquellos que alcancen sus metas y logren cumplir sus sueños. No sabemos del tiempo que disponemos y por eso creo que hay que luchar y nunca rendirse, es más, ese verbo no debería ni existir.

3 comentarios:

  1. Preciosa la entrada cariño!
    te adoro!
    siempre estare aqui... (L)

    ResponderEliminar
  2. A lo mejor escribes estas palabras simplemente xq te apetece dejar constancia de ciertos pensamientos e ideas q rondan tu cabecita...pero nunca pensaste que estas reflexiones pudieran cambiar pequeñas conductas del día a día de alguien, o incluso, su estado de ánimo y en pequeña escala el modo de ver las cosas...en definitiva, quizás nunca pensaste que pudieras alegrarle el dia a alguien aún teniendo el pensamiento pinceladas tristes...gracias gordita!! ;)

    ResponderEliminar