5 may. 2010



La primera vez que quieres hacer algo no sabes como empezar pero, quieres que todo salga perfecto. Te comes la cabeza pensando tan sólo en el principio y cuando menos te lo esperas, simplemente ocurre. Cuando más quieres que algo pase, esta más se atrasa y en el momento menos pensado, sucede. Ojalá pudiéramos dejar de pensar en las cosas con más fuerza justo cuando más lo necesitamos. Pero siempre quedará el ser optimista. Nunca agaches la cabeza ni te arrepientas de lo que has hecho porque lo hecho hecho está. Simplemente toma ejemplo de eso de "de los errores siempre se aprende".

No hay comentarios:

Publicar un comentario