8 dic. 2010





Mucho frío, si señor, mucho frío. Ese relax que buscaba lo encontré, bueno no. En la calle todo es muy verde y bonito pero puertas adentro todo cambia. Una angustia infernal recorre mi cuerpo cuando, aún queriendo, no puedo hacer nada. Intento poner buena cara al público pero en el almacén alguna lágrima que otra cae, y lo peor, no sólo me pasa a mí.

Como decía Jorge Manrique "Nuestras vidas son comos ríos que van a dar a la mar".

No hay comentarios:

Publicar un comentario